domingo, 4 de marzo de 2012

Hubo una época de apasionados héroes


Tombs of Ancient Heroes. Caspar David Friedrich

¡Oh dioses! ¡De qué modo culpan los mortales a los númenes!
Dicen que las cosas malas les vienen de nosotros,
y son ellos quienes se atraen con sus locuras infortunios
no decretados por el destino."
Homero "Odisea"

¿Qué significa el tiempo
a tientas,
la rencorosa carne vengativa,
el ojo largo
dentro del sopor?

Los hombres buscan dioses,
minúsculos y grandes redentores.
Demandan
desesperadamente vida
en un desfallecido vértigo
de miseria.

Es preciso
una llama para la historia
y una grieta para la fuga,
ese engranaje que se abre
a lo inverosímil.

Y yo quiero ofrecerlo todo
con voces excesivas,
con un perfil
de infalibles resquicios.
Tomar la valentía como una escala sin peldaños.
Hechos pedazos ver tus ojos
de cerca.
Que el trance de cruzarlos
no sea sino la luz misma;
la imagen que se forja más allá de los tiempos;
en el venero inagotable,
como un pródigo incendio que la lluvia cobija.

Hubo una época de apasionados héroes;
todavía persisten sus melancólicas constelaciones;
todavía se sienten,
vibrando en el ocaso,
sospechosos vestigios de su vida.

2 comentarios:

David Valle dijo...

Perdiendo el tiempo con internet he encontrado, por pura casualidad, tu blog. Me he quedado tan fascinado que no puedo pasar de largo sin felicitarte. Gracias por tu obra. Es lo más digno, honesto y emocionante que he encontrado en mucho tiempo.
Con tu permiso, pongo un enlace en el mío.
Un saludo.

David Valle

J. J. M. Ferreiro dijo...

Gracias, amigo David, por tan amables comentarios. Entraré en tu blog a ver que hay por ahí.

Un abrazo.