miércoles, 12 de marzo de 2014

¿Me das tu palabra?

Primavera necrófila. Salvador Dalí

¿Me das tu palabra?
¿Por qué nunca me llega?
¿Me das tu palabra…
… Tu palabra, tu verso?
¿Me das tu verso?
¿Por qué nunca me llegan?

Tu palabra, tu verso
son la gran esperanza de lo vivo,
con sus radiantes hojas de frescas lágrimas
que en el agua refluyen
de la nada a lo uno.

Fíjate en las presencias,
en los fotosintéticos perfiles
que orgullosos se extienden en las flores,
como si fuesen templos
de la sensualidad.

Fíjate en las presencias,
en el vago instinto del viento,
en su fulgor horizontal
que nunca pasa y queda quieto
entre losas de piedra,
que son la conclusión del canto.
Su resplandor fosilizado reverbera
en la mirada rubia de la sombra.

Yo he venido a desclavar las manos
del embrión de las horas,
pues es normal que tú defiendas todo lo que pasa
y que el sol ilumina,
incluso las propicias arrugas de los perdedores,
todos sus plazos arrollados
en el desvaído
rojo del vértigo.
Por eso, dame tu palabra,
dame tu verso.
¿Por qué nunca me llegan?

2 comentarios:

Julio dijo...


Tienes nuestra palabra, amigo Ferreiro. Felicitaciones y un abrazo.
Salud.

José Juan Martínez Ferreiro dijo...

Gracias, amigo Odiseo, acuérdate que en Abril tienes que atracar tus naves en Viveiro.

Más godello