miércoles, 7 de mayo de 2014

Remos altos


Il faro. Carlo Carra

Campos de lo que hubo no habido
Juan Gelman

El día surge
parecido a un navío deslumbrante;
los remos altos avanzando
por los perturbadores túneles del alba.
Y a ti te arrastran las mareas
del mar abierto a todas las escuadras.

Tu deriva persigue
el encuentro sin cuerpo con la vida,
y serán hermosos los olvidos,
sin figuraciones apenas,
como estrellas
que se apagan
con los dedos.

Lo insoportable es
no vivir el futuro que pudiste ser,
y exánimes,
rendir
las horas por crecer.

¡Ah...
estirpe de lo que no fue!

Qué desastre este torbellino
azotando los barcos
que después ya ni son
el agua que espumaron.

Qué sórdido momento,
este que detiene la carne,
que se amplía y amplía
inmóvil;
impermeable a un tiempo
que ya no has visto transitar.

3 comentarios:

Isabel Moncayo Moreno dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Isabel Moncayo Moreno dijo...

Voy a arrimarme a esta vera, José Juan, J.J, porque no se está mal entre tanto buen saber decir poético. Un abrazo.

José Juan Martínez Ferreiro dijo...

Gracias, Isabel. Esta es tu casa.

Un bico.