sábado, 14 de marzo de 2015

Cando as palabras senten



Miles de pequeñas flores tapizan el suelo del desierto más seco del mundo,
gracias al efecto de una improbable lluvia.
Pintura de Sepúlveda.

E sempre só, nunca me resolvo
na pronta luz do día
ou na postrema noite
da sombra.
Tampouco consiguo saldar
ter soñado a extensión máis doce
do teu.

iso que pide ser promesa na marmaña,
pola súa invasión,
a humidade acariciadora,
pola a súa chama de vida,
os seus indistinguíbeis trazos,
polo alimento
de terra interminabel
co que ti me entregas o amor...

a neve ou pluma dos recordos
que os días axuntan nas tempas,
o halo de beleza que fulgura
cando as palabras senten.

Versión en Castellano:

Y siempre solo, nunca me resuelvo
en la próxima luz del día
o en la tardía noche de la sombra.
Tampoco consigo saldar
haber soñado
la proporción más dulce de lo tuyo,

eso que pide ser la ofrenda de la lluvia,
por su invasión,
la humedad acariciadora,
por su llama de vida, el inmanente trazo,
por el alimento de tierra interminable
con el que tú me entregas el amor...

la nieve o pluma de recuerdos
que los días escombran en las sienes,
el halo de belleza que fulgura
cuando hasta las palabras sienten.