sábado, 4 de abril de 2015

La estación de Carril

La estación de Carril (Vilagarcía) inaguró el primer ferrocarril de Galicia

Despierto
y en el puro apretar de un sueño ruidoso
miro desde la ventanilla al mar
que aparece ante mí
como una realidad auxiliadora.
Estamos llegando a Carril
donde se desgajan
las más antiguas pieles
del humo ferroviario.

Obedientes, los ojos van sellando la tarde
y ensayan nubes que en mi distracción
son como la melancolía.
Espero que esta noche se empreñe de vida,
que los caminos de hierro eleven
sus paralelas de fulgor interminable.

Pienso en el tiempo y en los caminos,
infinitos caminos
que la memoria de los trenes
va devorando,
y que a las estaciones
principian y alimentan
con sus efímeras y anónimas formas.

No sé por qué me vienen a la mente
estos versos de William Carlos Williams:
“Una rosa es una rosa
y el poema lo iguala
si está bien hecho”;
especulando en ellos
le apunto a Williams:
“The rose poem is just a word;
una rosa, la otra rosa,
la sublime, la inigualable rosa
muere en nosotros
en cada camino consumado”.

4 comentarios:

Julio dijo...

Grande, amigo Ferreiro. Lo leamos donde lo leamos y cuando lo leamos, un magnífico poema de esos "redondos". Salud.

José Juan Martínez Ferreiro dijo...

Tengo que decir que la responsabilidad de la confección de este poema recae también un poco en Julio A. González.
Julio y yo publicamos en los foros Alaire una colaboración mensual, titulada “Las horas y las estaciones”. Él escribe sobre las horas y yo sobre una estación ferroviaria. Este mes me retrasaba un poco, y recibí un correo de Julio avisándome del retraso. Yo me disculpé como pude aludiendo a las fechas, visitas familiares, etc… aplazándolo unos días. Julio lo aceptó de buen grado, pero como me remordía un poco la conciencia, de manera inmediata me puse de al “trabajo”… y bueno… esto ha salido.
Si no recibo ese mensaje de Julio, quizá no se hubiese escrito este poema.
Gracias, amigo Julio, por ese empuje. Celebro que te haya gustado y que dejes tu huella también en este sitio.
Un abrazo.

josé luis dijo...

Me gusta este recuerdo del ferrocarril, vale para la FEVE que aún existe en Cistierna(León) y me aplico el cuento.
Por cierto, ayer en Colliguilla estuviste "sobrao", que significa que "te saliste", lo has pillado?

José Juan Martínez Ferreiro dijo...

Gracias, amigo José Luis, celebro que hayas disfrutado con estos versos.

Jajaja, "te saliste... de madre" no?... bueno que se le va a hacer, el árbol ya está torcido.

Envíame tu email o escríbeme a jjmferreiro@gmail.com

Un fuerte abrazo