jueves, 14 de enero de 2016

Van Gogh

Lirios. Van Gogh

Pretendió ver lo que la luz no ve,
las sustancias ensimismadas
y los lienzos del cántico,
los fragmentos de sí mismo
por fin magnificados.

Mientras las penetraba el humo
de una vieja creencia,
resplandeció la esencia de las formas,
por eso se hicieron metáfora.

Él zarpó río arriba, hacia las fuentes;
percibió la repetición de la tierra,
de sus lirios después del rojo,
de su saber inevitable.

Requiriendo la ausencia
como en una laguna imaginada,
su pensamiento se hizo espuma
o nieve,
para que un súbito color
sumara sus fortuitas magnitudes.