martes, 16 de agosto de 2016

Rejas



Entre los chopos pasa un ancho río
llevando todas las cosas del verano:
Las rejas que dividen la sumisión del día,
la pasión de fondo de un cuerpo
que calentó una piedra,
la sed de las horas vacías,
la manzana madura de la ausencia…

II
Sobre aquellas costas los árboles
estaban secos y los pájaros borrados.
A veces el mar traía otras tierras,
los murmullos de un barco que soñaba
y regiones con lluvia esculpida.

III
Dime de la flaqueza.
Háblame de nosotros mismos.
La vida es infinita, sólo seremos muertos
en la conciencia de los otros.

IV
Ya que no sabes
de la lasitud de las almas,
te descubriré el fuego
y su materia delirante.

V
Todos los días nacen seres
que pueden concebir
la geometría de una extraña paz.